¿Cómo encontrar las ganas y la motivación para hacer ejercicio?

Por Mariana Farciert



“¿Cómo me puedo motivar para hacer ejercicio?”, “Empecé muy bien, pero luego perdí motivación y lo dejé”, “Ya no sé qué hacer para motivarme a cambiar mis hábitos”; Esas son algunas de las preguntas y comentarios que recibo en mi día a día, y aquí, es donde quiero preguntarte, ¿Crees que la motivación es algo fundamental cuando queremos cambiar nuestro estilo de vida?

La motivación se define como aquello que nos anima a hacer algo. A mi me gusta pensarlo como un “pinchazo” en nuestros pensamientos, aquello que a las 10 de la noche te hace brincar de la cama y ponerte a buscar recomendaciones de nutriólogas, entrenadores, gimnasios, rutinas, entre otros, acompañado de una felicidad y emoción por los cambios y beneficios que tendrás a raíz de esto.

Pero, ¿qué sucede cuando esta se acaba? Cuando llega la motivación, lo que menos pensamos es que se irá, en algunos casos, más rápido de lo que nos gustaría. Y es que la motivación, deberíamos de tomarla como el punto de inicio para poder construir disciplina y aprender a ser constante.

De lo contrario, cuando esta motivación se va, nos quedamos en el mismo punto que cuando iniciamos.

Dicho esto, a continuación te dejo algunas cosas que pueden ayudarte con la motivación y sobre todo, cuando esta se vaya.

Crear un motivation board: Ya sea en pinterest, usando imágenes de internet, we heart it o revistas, busca aquello que te de la emoción y ganas de hacer algo, (en lo personal, ver imágenes de mujeres fuertes y cargando pesado me ayudan mucho), pero tu lo puedes orientar a lo que gustes y sobre todo, lo que te funcione a tí. *Siempre recordando que cada cuerpo luce diferente, y que nadie puede tener exactamente el mismo cuerpo que otra persona.


Complementar el motivation board con cosas tangibles: Cuando comencé con el entrenamiento, recuerdo que ahorré mucho para comprar ropa deportiva que me gustara, que me hiciera sentir cómoda y hasta poderosa. El dicho de: “Si te ves bien, te sientes bien” puede jugar a tu favor. También me motivé a consumir más agua comprando un termo lindo, que al verlo me dieran ganas de tomar más agua y traerlo a todos lados.


Lleva un registro de cómo te sientes antes de hacer tu actividad y el sentimiento después de hacerlo, a la conclusión que llegué haciendo este registro, es que te puedes arrepentir de todo, menos de ir a entrenar y mover tu cuerpo.


Organizarte de acuerdo a esa actividad: Algo que me desmotivaba mucho cuando entré a la universidad, era que por los horarios de clases, tareas, proyectos y tiempos de traslado, se me hacía tarde para ir a entrenar. El no poder ir por otras cosas me desmotivaba mucho, así que empecé a darle su prioridad, revisaba mis horarios de clase, designaba horas para cada actividad que tenía, y así, es que mantuve mi motivación, ya que todo estaba organizado de forma que tuviera suficiente tiempo para aquello que me hacía feliz, me quitaba el estrés y me relajaba.


Identificar el “por qué” lo estás haciendo. Cuando hablamos de la vida “fit”, la mayoría empieza porque quiere cambiar algo de su cuerpo, por lo qué si no vemos resultados nos desmotivamos y lo dejamos. Yo empecé a verlo por la parte de “¿qué beneficios me da”?, y aquí es donde te digo:

Tu ”Old lady” es esa persona que llegarás a ser en un futuro, aquella que será mayor, que quiere seguir siendo libre de hacer lo que quiera, y por lo cual, necesita seguir teniendo un cuerpo funcional, un cuerpo fuerte, que soporte su propio peso, que no le tenga que pedir ayuda, ni depender de nadie, para comer, bañarse o subir escaleras.

Mi “Old lady” es la razón que me hace levantarme 6 am para poder ir a entrenar, es la causa de que busque seguir siendo fuerte, ganar músculo, tener un cuerpo fuerte, flexible y resistente.

Siendo completamente honesta contigo, tiene mucho tiempo que no estoy motivada, que no tengo ese “pinchazo”, sin embargo, eso no es algo necesariamente malo, ya que después de 7 años entrenando, aprendí a ser disciplinada y ser constante.

No por un abdomen plano o brazos “tonificados”, tampoco por querer perder peso; si no por que quiero tener un cuerpo fuerte, quiero ser independiente cuando sea mayor, quiero un cuerpo funcional, que pueda brincar, pegar, correr, bailar.

¿Y tú, vas a hacerlo por tu “old lady”?


Mariana Farciert

Sígueme en redes sociales mis redes sociales:

Instagram: @farciert.nutricion

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo