¿Cómo aceptarme cuando he subido de peso?

Por Daniela Roldán




La famosa y tóxica cultura de la dieta, nos ha hecho creer que el subir de peso o que el número en la báscula sea superior al que es considerado como nuestro “Ideal” (que ni siquiera existe), es algo malo, cuando en realidad el aumento de peso, no es tan dañino como creemos. Pero… ¿cómo puedo aceptar eso? ¿cómo puedo aceptarme cuando he subido de peso, si el resto del mundo me grita lo contrario?

Primero que nada ¿qué es el peso? El peso es una variable que se ha utilizado durante mucho tiempo en el área de salud como un indicador de bienestar. Sin embargo, la realidad es que este número por sí solo, no nos comunica nada sobre nuestro estado de salud, pues se ve influenciado por un sin fin de variables como lo son nuestra edad, estatura, el tipo y frecuencia de ejercicio que practiquemos, el consumo de ciertos medicamentos, ciertas patologías, el conjunto de nuestros hábitos (alimentación, movimiento, descanso, manejo de estrés), nuestra genética, el momento del día, entre otros...

Ahora bien ¿por qué puede existir un aumento de peso? En muchos casos puede significar el proceso de recuperación de una enfermedad; de la misma manera, puede ser el resultado del aumento de tu masa muscular; o muchas veces, simplemente el mejorar nuestros hábitos puede llevarnos a tener un peso más alto que el que teníamos, pues nuestro cuerpo se encuentra en un estado de bienestar.

Por otra parte, si ese aumento de peso se asocia a un conjunto de hábitos que no son favorables para la salud (el consumo de sustancias tóxicas, falta de movimiento y descanso, exceso de estrés, mal manejo de emociones, entre otros) eso no significa que seas mala persona, que seas indisciplinado, o que te falte voluntad… NO…Simplemente, es cuestión de hacer una pausa, y reflexionar cuáles son los cambios que necesitamos hacer para mejorar nuestra integridad.



Con todo esto te recuerdo, que un número en la báscula, NO es sinónimo de salud, belleza, valor o bienestar; sin embargo sé, que el generar este cambio de mentalidad no siempre es fácil. Es por eso que, te comparto unos consejos que me han ayudado a mí, en mi proceso de sanación, para aprender a aceptar mi cuerpo sano que tiene un peso mayor y a superar el duelo de mi cuerpo enfermo que tenía un peso menor.


  • No te peses a diario, o simplemente, no te peses:

Muchas veces, el pesarnos puede generar mayor ansiedad y distorsión. Además, el pesarnos diario y a todas horas, no tiene ningún beneficio, sobre todo porque, como vimos antes, nuestro peso se ve influenciado por múltiples variables, por lo que de un momento a otro puede ser diferente.

  • Mide tu bienestar más allá del peso:

Se nos ha hecho creer que el peso es el principal indicador de salud, cuando la realidad es que hay varias formas más de identificar nuestro bienestar. Te comparto algunos ejemplos que a mí y a mis pacientes nos han ayudado mucho: identifica cómo se optimizan tus niveles de energía; cómo ha mejorado la relación con tu comida y con tu cuerpo, cómo aumenta tu rendimiento deportivo, cómo tu cabello, piel y uñas son más fuertes, entre otros.

  • Frases de autoafirmación:

Todas las mañanas, delante del espejo, practica el ejercicio de decir diferentes autoafirmaciones que te recuerden que tu valor, belleza y salud no radican en tu peso. Estas son algunas de las que yo enuncio: “Soy digna para la vida y apta para vivirla” “fui creada por y para el Amor”, “revelo una belleza y una hermosura únicas” “gracias Señor por mi cuerpo, porque es perfecto”…

  • Dejemos de alabar la delgadez:

Para generar un cambio en ti a la par de en los demás, deja de celebrar cuando alguien baja de peso. Demos cumplidos más allá del físico, que elogien la integridad de la persona.

  • Busca consultas de salud no centradas en el peso:

Actualmente existimos muchos profesionales de la salud que enfocamos nuestras consultas en intervenciones que no toman en cuenta el peso, pues nos hemos dado cuenta de que más que ayudar a mejorar el bienestar de nuestros pacientes, los perjudica. Conecta con nosotros para que te acompañemos de forma más integral.

  • Redes de apoyo:

Un proceso de aceptación y sanación no es fácil. Apóyate en aquellas personas que más te aman, recordando que la aceptación es un proceso de construcción, es dinámico y tiene que estar basado en el Amor.

Hoy, te invito a que soltemos la báscula y confiemos en la sabiduría de nuestro cuerpo. Ten presente que muchas veces el verdadero peso que queremos perder es el de las expectativas, presiones y críticas ajenas; el peso de nuestras heridas. Sé que no es fácil, pero vale la pena intentar liberarse de la báscula y vivir desde el Amor de forma integral.

Sígueme en redes sociales para más tips de nutrición:

Instagram & Tiktok: @less.guilt_more.love




Descubre cual es la actividad que más te gusta hacer para mantener tu cuerpo activo, nutriendo tu cuerpo de la mejor forma llevando un plan de alimentación que se adecue a tu personalidad, metas, objetivos, gustos, actividades diarias y a tipo de cuerpo. Trabaja y fortalece tu autopercepción, haz ejercicio de forma consciente, cuida de ti interna y externamente. Deja de ser tan dura contigo mismo identifica cuales son tus límites y cómo abordarlos de manera positiva. ¡Empieza con el paquete "comenzando por mi!


¿Qué consejo seguirás?, ¿Qué harás a partir de hoy para aceptarte así tal y como eres, aunque subas o bajes de peso? ¡Cuéntanos en los comentarios, nos encantará leerte!


1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo